lunes, 15 de septiembre de 2014

FENDETESTAS (82)
FENDETESTAS:
Estimado amigo Espartaco:
En gallego, “Fender” significa “hender, rajar”. “Fender a terra” es ararla; mejor dicho, es labrarla por primera vez. Y de esta raíz (Fende) deriva un abanico de términos muy curiosos:
“Fendedor” es el hendedor, el que “fende” o raja. Por consiguiente, don Wenceslao no crea ni se inventa el nombre; lo retoma del acervo popular. Que no es exclusivo de Galicia. En todos los pueblos y lugares del mundo abundan los “Fende-testas” que significa “Rompe” o “Raja-cabezas”. Quienes “rajan” a diestro y siniestro.
“Fendela”, es hendidura o abertura pequeña, formada por dos piezas mal unidas.
“Fendecho”, se le dice a la persona que tiene el labio leporino.
“Fendeleira” es la cuña de hierro que se utiliza para hender.
“Fendello”, es la parte trasera del cuerpo humano, hendida entre las dos nalgas.
“Fendecha” es una hendidura corta.
“Fenda” se le dice a la vulva de las mujeres. Que no es lo mismo que “cona”, palabra fuerte en el argot en relación muy directa con “o carallo”. Miembra y Miembro, diría Bibiana Aído.
Esta información es de mi “incumbencia”, no de Camilo José Cela en su diccionario secreto. Estoy seguro de que Cela sabría hacerlo con más “xeito” que “eu”, pero es que esa obra se la escribieron “otros” (¿Caballero Bonald?), no en Galicia, sino en Palma de Mallorca. Sobre Cela he de hablar “dispois”, cuando pasen las calores del verano.
En ese pequeño universo que es EL BOSQUE ANIMADO, todos los personajes saben y saben bien quién es Fendetestas: un ex jornalero por nombre “Malvís”. Tú lo apodas “el de imposibles atracos”. Y aciertas. Lo defines muy bien. Es el aura estética, halo de bondad que hace grande al personaje. Y así, siempre asalta en los caminos de esta guisa:
-¡Alto, me caso en Soria! ¡La bolsa o la vida!
Y todos dicen:
-¡Ah! Eres tú, Malvís.
Un bromista bandido, solteronas urbanas, cura gallego, ánimas en pena, la guardia civil, más el señor del pazo, acaudalado y ocioso, a quien Fendetestas llama “Barriga de unto”, son personajes de leyenda, tal cual, en esa inmensa fauna y flora de los mundos gallegos, cual hojas de belladona. El Bosque Animado (novela) es una joya literaria, con la misma belleza de su otra obra “Volvoreta”. Yo leí El Bosque Animado en mi juventud y de mayor, a los 20, a los 30 y a los 50. Y cada vez disfrutaba más. Me encontraba con páginas (lo mismo que en Cunqueiro), que leí hasta siete veces deleitándome (en una especie de “orgasmo” estético, diría Zerolo). En la película de José Luis Cuerda se pierden muchas cosas calidades. Además yo la vi por televisión, en formato inadecuado. Todo se resiente: los encuadres, los movimientos de cámara, los primeros planos, el panteísmo paisajístico. La obra pierde en la pantalla pequeña. Pero es que además la película no acierta a entrelazar bien lo trágico y lo cómico. No falla la dirección, ni las tomas ni el montaje ni la banda sonora de José Nieto. Falla el guión. Rafael Azcona (que fue genial guionista del cinema español, y habría de intervenir más tarde en “La Lengua de las Mariposas”, ese microrrelato que Manolo Rivas entresaca de sus dos obras “¡Qué me queres, amor!” y “El Lápiz del carpintero”. Esa resonancia celta que tan bien han sabido plasmar Torrente Ballester y sobre todo Álvaro Cunqueiro (en “Cantigas de sochantre, Un hombre que se parecía a Orestes, Año dos mil y pico de ave), y en la que a todos los supera don Wenceslao, y más todavía en su otra novela “Volvoreta”, ese rastro de herencia druida, el guionista Rafael Azcona no lo avizora.
¿Recuerdas, Espartaco, los dos Berlangas que hay dentro de Berlanga? ¿El Berlanga de “Calabuch”, “Bienvenido Mister Marshall”, “Novio a la vista”, o “Las cuatro Verdades”, cuando el guionista-clave era el diplomático y genial Edgar Neville? Luego aparece Rafael Azcona, y surge otro Berlanga; el de “El Verdugo”, “La escopeta Nacional”, “La Vaquilla”, etc.
Pasar de la novela al cine es un trance complicado. ¿Te acuerdas de “Las Historias de Plinio”?. Cuando don Francisco García Pavón gana el Nadal con “El reinado de Witiza” eleva a categoría universal a un personaje fantástico: el detective Plinio, jefe de la guardia municipal del Tomelloso, siempre acompañado de su inseparable don Lotario. “El rapto de las Sabinas”, “Las hermanas coloradas” y demás, ratifican a García Pavón (un catedrático de literatura hispana en la Escuela de Arte Dramático de Madrid), como el más seguro y firme pionero de la novela policíaca española de calidad. Pues bien…, vino después TVE, se apoderó de aquellas preciosas historietas, y las “escarajó”. Lo mismo que hizo Cela, cuando TVE le encarga el guión de Don Quijote. Cela, que en 1991 ya era Premio Nobel, cobró CIEN MILLONES de pesetas e hizo una mierda de guión. Fue Manuel Gutiérrez Aragón (el director) el que tuvo que resolver aquel desaguisado. Por cierto; si don Quijote fue Fernando Rey, a Sancho Panza le da vida Alfredo Landa, el “Fendetestas” en El Bosque Animado.
. . .
Quiero terminar agradeciendo a Espartaco el que me considere “exagerado”. Dices bien, porque siempre lo fui. “La arruga es bella”, dijo mi paisano Adolfo Domínguez. Es que Galicia está más allá de Castilla, región de la serenidad, la línea recta y demás equilibrios. Y viniendo hacia acá, yo soy de “antes de Zamora” donde comienzan las tierras llanas, la gente es más seca y con menos fantasía. A mí la fantasía me “mata”, me fascina y obliga a distorsionar la realidad, pero siempre me pregunto: ¿Es que no es así, acaso, cómo podemos ofrecer una visión más absoluta y profunda y, por consiguiente, más exacta de todas las cosas?
César R. Docampo







































http://lacomunidad.elpais.com/latabernadelosmares/2008/08/09/fendetestas-82-/ 2008-08-09T03:16:44Z César latabernadelosmares@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario