jueves, 13 de abril de 2017



SOBRE  EL  LIBRO  DE  LOS  MUERTOS.


La reencarnación de la esencia humana empieza por la concepción. Es maravilloso el trío que inicia nuestra vida: Concepción, gestación, nacimiento. Resulta asombroso pensar que el hombre comienza como una célula, sujeto al veloz tiempo de las células y viviendo en el mundo de las células.

Es extraordinario saber que después de unos ochenta años termina su vida humana, sobrecargado de recuerdos. Los procesos internos que inicián la concepción son tremendamente veloces, pero conforme transcurre el tiempo, éste último se va volviendo más lento. Todos los procesos orgánicos se hacen más lentos.

Realmente existe la relatividad del tiempo;  la gestación humana  dura 10 meses lunares; La Infancia, 100 meses lunares; La vida, poco más o menos, 1.000 meses lunares. La huella Electro-Magnética que deja la vida de un hombre en el instante de la muerte, se imprime tremendamente en la concepción del feto.

El sendero de la vida está formado con las huellas de los cascos del caballo de la muerte. Muerte, juicio y concepción, constituyen un trío perfecto.

En el momento de la muerte  -dice una doctrina tibetana-  los cuatro sonidos llamados  "sonidos  que inspiran terror sagrado",  se escuchan así: el de la fuerza vital del elemento tierra, un sonido como el derrumbamaiento de una montaña; el de la fuerza vital del elemento agua, un sonido como el de las olas del océano; el de la fuerza vital del elemento fuego, un sonido como el del incendio de una selva; el de la fuerza vital del elemento aire, un sonido como el de mil truenos reverberando simultáneamente. El lugar donde uno se refucia huyendo de estos ruidos, es la matriz.

Cuando el zoospermo se une con el huevo, comienza la gestación. La célula con la cual comienza la vida humana, contiene 48 cromosomas. Esto nos habla claro de las 48 leyes que rigen el organismo humano.

La vida del ser humano en el mundo físico, es una repetición de la pasada vida más sus consecuencias buenas y malas. El tiermpo es redondo, y los acontecimientos se repiten, cada cual en su día y en su hora. Esa es la Ley de  RECURRENCIA. Todo vuelve a ocurrir tal y como sucedió, pero con sus consecuencias, tanto buenas como malas.

Esa es la Ley del Karma., la ley de acción y consecuencia. 

(Tomado del Libro de los muertos)



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario